Viernes de productividad

carpetas

¡Hola! Hoy es viernes, y desde hace unas semanas hablamos de productividad en este blog. Estamos a mitad de camino del proceso del GTD, pero hago un pequeño parón para contaros mi experiencia con esta metodología.

Comencé hace unos meses utilizando una agenda en papel, un cuaderno y una aplicación en el móvil para guardar notas. En esta última cree las carpetas o libretas de las que hemos hablado ya («bandeja de entrada», «próxima acción», «proyectos», «referencia», «a la espera» y «algún día/alguna vez»), y fui apuntando las cosas que necesitaba hacer en el momento en que me surgían.

Después comprobaba cada cierto tiempo la aplicación, haciendo las cosas que pueden hacerse en menos de 2 minutos, y clasificando las demás en las libretas.

El problema es que algunas veces no podía apuntar las cosas en la aplicación, y tenía que recordarlas más tarde. El GTD se basa precisamente en no tener que recordar nada, y poder fiarte del sistema que utilices. No puedes permitir que esas cosas estén en tu cabeza, porque pensar continuamente en que algo se te está olvidando, y tienes que recordarlo para poder hacerlo, estresa mucho. ¡Así que todo fuera!

Como no me funcionaba, decidí cambiar un poco el sistema, y me hice con un cuaderno. marqué 3 páginas en las que puse «casa», «trabajo» y «otros», y luego dividí cada apartado en los dichos anteriormente. También adjunté un paquetito de notas amarillas y un bolígrafo. De esta manera, cada vez que se me ocurre algo que hacer, lo apunto en una nota y la pego en la página correspondiente. Después comienzo a procesar todas esas notas, haciendo en el momento las de menos de 2 minutos y clasificando las demás. Es genial, porque cuando acabo un evento puedo tirar el papelito y dejar la página cada vez más vacía.

Cuando se me ocurre algo y no quiero sacar el cuaderno del bolso (el cual va conmigo a todas partes) grabo en el móvil una nota de voz. Cuando me siento frente al cuaderno escucho todas mis notas de voz y las voy borrando a medida que las escribo en mi cuaderno. También utilizo el calendario de Google, en el que apunto las citas, reuniones y eventos que tienen fecha y hora.

En resumen, desde que utilizo esta forma de trabajar, lo hago de forma más productiva y tengo menos preocupaciones en la cabeza. He tenido que ajustar un poco el método, ¡pero me encanta! Espero que tú también estés intentando ponerlo en marcha. ¡Ya nos contarás!

www.sinhaberloplaneado.com

¡Comparte, síguenos en redes y dale a "me gusta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *