Una voz interior muy sabia

deciciones

¡Buenos días!

Hoy os traigo un post sobre algo que mis amigas (y entre ellas, especialmente mi hermana) conocen muy bien porque lo hemos hablado muchas veces: la voz interior.

Os cuento un poquito más; cuando era adolescente, tenía la teoría de que toda decisión complicada podía tomarse en base a lo que opinara la “voz interior”. Se trata de intentar escucharte por dentro, y ver qué dicen las distintas voces. Vamos a poner un ejemplo muy de adolescentes: Imagina que tienes una relación, pero no todo es perfecto entre tú y tu pareja. Estás planteándote dejarla/o, pero no sabes con seguridad si estás haciendo lo correcto. Entonces intentas escuchar a esas voces interiores que te dicen qué hacer, pero todo es un lío; unas dicen que sigas, otras que lo dejes, unas que le des una oportunidad más, y otras que no merece la pena.

Mi teoría de entonces (y que ahora he mejorado) es que siempre hay una voz que es más… constante. No sé cómo explicarlo, creo que esa es la mejor manera para describirlo. Constante. Significa que la mayoría de voces van cambiando de opinión o argumento, pero hay una (quizá más bajito que las demás, no importa) que se mantiene y opina siempre lo mismo.

El diálogo interno (volvemos a la adolescencia) podría ser: “Me da miedo equivocarme, pero es que ya no le quiero. No pierdo nada por darle una oportunidad, pero es que ya no le quiero. Podría seguir luchando por esto, pero ya no tengo fuerzas; no le quiero”. La voz interior constante está clara, no le quieres.

Por supuesto, el diálogo podría ser el contrario (y ya que esto es un blog de motivación, ¡vamos a imaginar una situación mejor!): “Ya no siento lo mismo, pero quiero seguir intentándolo. El problema es que no veo ganas por su parte, pero a mí si me quedan, quiero intentarlo”. Clarísimo, hay que intentarlo.

Esta teoría no siempre es fácil de llevar a la práctica, ya que las voces no son nunca tan claras. Por eso viene bien contar con una persona que haga de “escucha” y consiga decirnos qué voz de todas las que tenemos es la predominante. También puedes intentar ser tú esa persona que escucha a los que te rodean. A mí eso siempre se me ha dado bien, he sido capaz en muchas ocasiones de entender qué quería hacer la persona que tenía enfrente, y poder recomendarle ese camino. ¡Quizá por todo ello estoy aquí, escribiendo este blog!

Con el paso de los años, creo haber mejorado mi forma de dar consejos; la clave es no juzgar, y permitir que la persona que tienes enfrente se equivoque si es lo que quiere. No pasa nada. A veces intentamos proteger a los que queremos, y no les permitimos hacer lo que quieren hacer porque sabemos que sufrirán. Déjales que lo intenten si eso es lo que les dicta su voz interior.

www.sinhaberloplaneado.com

¡Comparte, síguenos en redes y dale a "me gusta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *