Victor Küppers: ¿cuánto vales como persona?

User Icons and People Icons in flat modern style. Vector illustration

¡Buenos días!

Una de las cosas maravillosas de haber decidido empezar con este blog, es poder hablar de motivación y optimismo con mis amigos y amigas, que me den ideas para escribir, que me recomienden libros, y que me hablen sobre motivadores excepcionales.

Esto último me ocurrió el viernes pasado, cuando una buena amiga me habló de Víctor Küppers (aquí tienes su web). Resulta que mi amiga tuvo la suerte de conocer a Víctor durante unas jornadas de formación, y salió de su conferencia con una energía y una motivación renovada. Fue una charla corta, pero suficiente para crear un cambio en las personas que le estaban escuchando. ¡Qué maravilla y qué envidia!

Cuando llegué a casa busqué por internet alguna de sus charlas, y en cuánto le di al Play ya estaba enganchada. Me gustó tanto que quiero compartir con vosotros/as un concepto que Víctor transmite en sus conferencias, la importancia de la actitud.

La idea es que tienes un valor como persona, y puede calcularse con una fórmula: V = (C + H) x A

Significa que tu valor, está formado por tus Conocimientos, sumados con tus Habilidades, y multiplicado por tu Actitud. Los conocimientos y las habilidades (o experiencia) son muy importantes (¡claro!) y suman en la ecuación, pero la actitud… ¡Multiplica! ¡Cuenta mucho más!

Según Víctor (y creo que estarás de acuerdo) una persona excepcional se diferencia de otra normalita por su actitud. Los conocimientos y la experiencia son necesarios para desarrollar nuestro trabajo, nuestras relaciones, pero la diferencia está en la actitud. Sin duda. Como dice en su conferencia, ningún niño hablaría de su padre diciendo que es una maravilla porque sabe mucho de comercio internacional; su padre es fantástico porque juega con él al llegar del trabajo, le cuenta cuentos, inventa historias, y le escucha cuando habla. Es maravilloso por su actitud.

¿Y cómo aplicar esto a tu vida? Pues muy sencillo: piensa cómo trabajabas hasta hoy, y si lo hacías con pasión. Piensa si entregas lo mejor de ti cada vez que la vida te da la oportunidad, o simplemente te limitas a sobrevivir. ¿Trabajas de cara al público? Piensa si tu paso por las vidas de tus clientes les hace cambiar de humor, si después de conocerte algo cambia en su interior. Si te dejas la piel en marcar la diferencia. Ya sabes… Actitud.

www.sinhaberloplaneado.com

¡Comparte, síguenos en redes y dale a "me gusta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *