6 claves para mejorar tu inteligencia emocional

inteligencia

¡Buenos días!

Hoy vamos a hablar de la inteligencia emocional, y cómo entrenarla y mejorarla. Pero para ello, habría que empezar por lo primero: ¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es la capacidad de gestionar tus propias emociones, mejorando tu manejo de las situaciones negativas y haciendo que disfrutes más de las positivas. Es lo que te ayuda a entender lo que te rodea, leyendo mejor las circunstancias y preparándote para lo que pueda ocurrirte. Es lo que te empuja a escuchar a los demás, a no dejarte llevar por la ira o el enfado, a sobreponerte de cualquier situación. En definitiva, la inteligencia emocional es lo que te permite conocer tus emociones (y las de los demás), y disfrutar más de ellas, ajustando tu comportamiento a las situaciones que vivas, y gestionándolas mejor en tu relación con el mundo.

Todos/as tenemos inteligencia emocional en mayor o menor medida (sí, ¡incluso tu jefa o tu cuñado!), aunque no todos le sacan el partido que podrían. ¿Tú que crees? ¿Tienes inteligencia emocional? Si crees que podrías mejorarla, aquí tienes 6 consejos que te ayudarán:

  1. Conócete a ti mismo/a: Eres la persona con la que más tendrás que convivir, pase lo que pase. Debes conocerte para saber cómo reaccionas antes determinadas situaciones, y poder tomar decisiones que te ayuden a hacerlo mejor la próxima vez. Aprende a conocer qué cosas te ponen nervioso, cuáles te hacen sentir bien, qué cosas te motivan; si crees que es complicado, intenta escribir estas cosas en un papel, ya verás como ayuda.
  2. Aprende a ser una persona empática: No es fácil dejar de juzgar a los demás porque estamos acostumbrados a hacerlo desde siempre; en lugar de eso, intenta entender las circunstancias de los demás, imaginando qué ha podido llevarles hasta donde están, y porqué se comportan de una determinada manera. No solo mejorará tu relación con los demás, sino que aprenderás a “vivir” (aunque sea solo en tu imaginación) otras situaciones a las que no estás acostumbrado.
  3. Busca tu equilibrio emocional: Es inevitable enfadarnos de vez en cuando, o perder los nervios si algo nos molesta, pero tienes que procurar mantener un equilibrio emocional. Lo contrario (las montañas rusas) dañan tu salud y la de los que te rodean y deben relacionarse contigo. Controlar tus emociones es importante porque no debes permitir que te controlen. Tú tienes el control, siempre. Y para ello, es necesario que hayas dedicado tiempo al punto número 1, “conócete a ti mismo”.
  4. Desarrolla tus habilidades sociales: Es imprescindible que te relaciones correctamente con los demás si quieres mejorar tu inteligencia emocional. Esto significa que tu objetivo no sea solo tu propio beneficio, sino el de las personas con las que interactúas, consiguiendo su felicidad. No es difícil, ¡inténtalo!
  5. Motívate: Mantente motivado con recompensas que solo tú sabes que necesitas. No tiene que ser algo material, busca “momentos” que te hagan sentir bien como recompensa a un trabajo emocional bien hecho. Por ejemplo, leer, hacer deporte, darte un capricho, sentarte en tu lugar favorito a ver la puesta de sol… Lo que sea.
  6. Sé feliz: Quizá sea contradictorio decirte que seas feliz cuando probablemente quieras mejorar tu inteligencia emocional para serlo. Si, es la paradoja de la felicidad: siempre la alcanzamos mientras recorremos lo que creíamos que era el camino hacia ella. Las personas verdaderamente felices no necesitan recibir nada, sino que dan todo lo que tienen: dan alegría, dan motivación, dan abrazos cuando lo necesitas, dan energía para comenzar un mal día… Las personas felices disfrutan ofreciendo lo que tienen y lo que son: felicidad.

Espero que este pequeño resumen (con consejos incluidos) te haya servido para descubrir qué inteligencia emocional posees ya, y cuál tienes que mejorar. Prueba aplicando las claves aquí descritas y notarás el efecto con rapidez, ya verás.

www.sinhaberloplaneado.com

¡Comparte, síguenos en redes y dale a "me gusta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *