Melodías que me emocionan

cantar

¡Buenos días!

Hoy os traigo un post muy muy personal, con el que vais a conocerme algo mejor. Muchos de los lectores de este blog son amigos y familiares, pero poco a poco llegan aquí personas de todo el mundo que no saben nada de mí, y me gustaría mostrarles, de vez en cuando, un trocito de mi interior.

He querido empezar por la música porque es una manera genial de activar nuestras emociones, y no solo las positivas. También las muy necesarias emociones negativas.

Yo por ejemplo, escucho mucho la radio cuando voy en coche, pero cada día escucho al menos una de estas canciones “que me tocan”. A veces me sirven para darme un aporte extra de motivación y alegría, y otras veces para ponerme la piel de gallina y sentir emociones mucho más profundas. Te animo a que escuches MIS canciones pensando en las sensaciones que me producen a mí, intentando sentirlas como tuyas. Cuando la emoción sea positiva te será relativamente fácil. Cierra los ojos y deja que la música haga su papel. Cuando sean emociones más intensas o incluso negativas, intenta también comprender lo que yo puedo sentir, y sentirlo tú. No será tan fácil porque rechazamos ese tipo de sentimientos, pero es un ejercicio genial prepararte para ellos sintiendo una “emoción ajena”, que puedes cortar en cualquier momento, pero que te entrena para tus propias emociones.

Aquí están algunas de esas melodías que me emocionan, espero que las disfrutes.

· Uptown Funk (Marc Ronson y Bruno Mars): Totalmente pegadiza y motivadora. Es una canción con la que bailo como una loca, que me activa y me hace sonreír. El año pasado en estas fechas, sufrí una época de mucho estrés en mi trabajo y en mi vida en general, y utilicé esta canción como un himno. Inyección de energía instantánea.

· If I ruled the world (Jamie Cullum): Una de esas canciones que escucho de vez en cuando y que siempre me pone la piel de gallina. Tiene una melodía a piano que es una maravilla, y la letra… buf, la letra. “Si yo gobernara el mundo, cada día sería el primer día de primavera, cada corazón tendría una nueva canción que cantar”. Cierro los ojos y me dejo transportar por la melodía, permitiendo que se meta dentro de mí y me gobierne por unos minutos.

· When we where young (Adele): Genial como siempre, Adele. Me gusta todo lo que canta esta mujer, pero últimamente escucho mucho “when we where young”. Una canción dedicada a un tiempo pasado, a una relación pasada. Cuando decido escucharla, intento hacerlo del todo, entendiendo qué siente ella cuando dice “juraría que te mudaste al extranjero, o al menos eso me dijiste cuando me dejaste”. Se nota su rabia al final de la canción, es una maravilla lo que consigue transmitir.

· The Equation (melodía de un capítulo de Fringe): Es una melodía extraña que me tiene hipnotizada. Forma parte de un capítulo de Fringe (serie que me gustaba muchísimo hace unos años, cuando salió) y la escucho de vez en cuando porque consigue sobrecogerme. Quizá porque en la serie se llegan a obsesionar con esa melodía. No sé porqué, pero a mi también me hace obsesionarme.

· No (Meghan Trainor)

· Cake by the ocean (DNCE)

· Sax (Fleur East)

Termino con tres canciones que me ponen las pilas de forma inmediata. Energía, alegría y ganas de bailar. Suelo escucharlas en el coche, y bailo muchísimo en los semáforos y atascos. La gente me ve y en general me ignora, pero a veces ocurre la magia y consigo transmitir mi buen rollo a alguien que me sonríe, o se echa unos pasos de baile al cruzar. El otro día un grupo de chavales de 15-16 años pasó delante de mi coche y susurraban entre ellos. “Esta está loca”, pensarían. Pero una chica (que llegará lejos, por cierto! No hay duda) me dijo “¡muy bien! ¡así hay que tomarse la vida!”. Qué razón tienes, genial desconocida. Así de divertida es la vida y así hay que tomársela.

 www.sinhaberloplaneado.com

¡Comparte, síguenos en redes y dale a "me gusta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *