10 estrategias de educación emocional para niños y niñas

ie niños

¡Buenos días!

Hoy quiero empezar contándoos una anécdota que viví el martes pasado; tuve la suerte de tener una hora libre a medio día, y decidí pasarla en la piscina. Fue un rato maravilloso entre el agua, el sol, y un libro de Terry Pratchet.

A mi lado había un grupo de chicos de 8-10 años jugando a un juego con reglas sencillas: uno de ellos dice un tema (por ejemplo, “colores”), y todos los demás deben decir una palabra y lanzarse al agua. No vale repetir, y hay que ser rápido para que el que ha dicho el tema no te pille.

Aunque estaba leyendo y tomando el sol, les escuché jugar un buen rato, viendo qué temas elegían; equipos de fútbol, equipos de la premier, asignaturas, comidas… y el que más me sorprendió: EMOCIONES.

Los compañeros del chico que dijo “emociones” se quedaron a cuadros, no sabían qué decir. Dos de ellos dijeron “amor” a la vez, por lo que la palabra quedó invalidada. Otro dijo “tristeza“, y un cuarto dijo “ira“, y ambos saltaron rápido al agua, pero los dos primeros se quedaron sin ideas.

Qué curioso y significativo, ¿no? Niños que no conocen emociones, ni siquiera nombrarlas.  Como adultos tenemos hacer algo, somos responsables.

Persiguiendo este objetivo, hoy os traigo estrategias muy interesantes para empezar a trabajar con los pequeños de la casa la educación emocional. Se trata de 10 formas de conectarles con lo que sienten y ayudarles a explicar con palabras emociones que están empezando a conocer y sentir. El desarrollo personal de un niño o una niña determina en gran medida su forma de enfrentarse a sus problemas, su estrés y situaciones, y ayuda a que manejen mejor la frustración y el enfado, por ejemplo. Vamos allá:

  1. Controlar su ira: Desde muy pequeños (a partir de los 6 meses aprox) los bebés empiezan a experimentar ira y enfado. No saben controlar ni reconocer este tipo de emociones, por lo que es importante hablarles mucho y controlar sus rabietas y enfados. No deberían permitirse los golpes de enfado a padres o hermanos, ya que desde pequeños deben entender que no es forma de gestionar las emociones negativas.
  2. Reconocer emociones básicas: Desde los 18 meses, un niño o niña ya debería comenzar a reconocer sus emociones y las de los demás, trabajando en su propio desarrollo pero también en su empatía. Para ello pueden utilizarse tarjetas con caras de niños enfadados, tristes, alegres, y preguntarles cosas: “¿Qué le pasa a este niño? ¿Está triste o contento? ¿Por qué crees que está enfadado?”. Cuando ellos sientan esas emociones, hablar sobre ello puede ayudarles a entender qué les ocurre.
  3. Saber nombrar las emociones: A partir de los 5 años, los niños deben ser capaces de nombrar sus propias emociones, y reconocer las de los demás. Deben poder expresarlas relacionándolas con sus causas o consecuencias. Por ejemplo: “estoy enfadado porque quería quedarme en el parque”, o “me encanta que mañana vayamos a ver a los tíos, por eso estoy feliz”.
  4. Afrontar emociones con palabras y no actos: Los niños suelen enfadarse y gritar o tirar cosas, sin explicar qué les ocurre y porqué se sienten mal. es importante que les dejemos su momento para experimentar esa emoción que están sintiendo, pero guiándoles seguidamente para conseguir que expresen con palabras lo que les pasa. Por ejemplo: “me parece que te ocurre algo, pero no sabría decir si estás triste o enfadado. ¿enfadado? vale, pero no entiendo por qué. ¿Qué te ha hecho enfadarte? ¿Cómo podrías sentirte mejor? ¿Qué puedo hacer para ayudarte?”.
  5. Desarrollar su empatía: “¿cómo crees que se siente el abuelo después de lo que le has dicho? ¿Por qué crees que llora tu hermana?”. Este tipo de frases pueden hacer que empatice con las personas de su entorno, entendiendo mejor cómo se sienten los demás y cuáles son las causas de esas emociones.
  6. Desarrollar su comunicación: Es muy importante hablar mucho con los niños y niñas, que sepan que su opinión es escuchada y valorada, y que pueden hablar de cualquier cosa. Esa comunicación puede darse jugando, y es una manera muy útil de conectar con los pequeños.
  7. La importancia de escuchar: Desde pequeños, los niños deben aprender a escuchar a los demás, sean mayores o pequeños. Por favor, eliminemos aquello de “los mayores están hablando”. Su opinión es tan importante como las demás, aunque deben aprender a mantener un orden cuando conversan, y deben ser capaces de escuchar.
  8. Las emociones secundarias: A partir de los 10 ó 12 años, los niños comienzan a dejar paso a emociones más complicadas como el amor, la vergüenza o la ansiedad. Si han crecido en un ambiente abierto a las emociones, no tendrán problemas en hablar sobre ellas, aunque la adolescencia cierra muchas veces esos caminos creados en la infancia. Es importante mantener vivos los canales de comunicación con los jóvenes que empiezan a experimentar emociones complicadas, y necesitan poder hablar de ello.
  9. Fomentar el diálogo: Es necesario enseñar a los niños desde muy pequeños a realizar demandas, pactar y negociar, como método de acuerdo dentro de la familia. La sociedad funciona de forma democrática, y la familia debe ser un ejemplo de ello desde muy pequeños.
  10. Abrir los canales de expresión de emociones: Es importante que los pequeños sepan desde siempre que en casa pueden hablar de todo lo que sientan, experimenten o sufran. Hay que darle la importancia necesaria a aquello que la tiene para ellos, aunque nos parezca una tontería. Los niños se enfrentan a auténticos problemas que nos pueden parecer mínimos, pero no podemos restarles importancia. AL contrario, necesitan ver que somos su apoyo en todo lo que nos cuenten.

Como ves, son estrategias fáciles de llevar a cabo si trabajas en tu propia inteligencia emocional, y tratas al niño o niña como la persona que es. Dale importancia a sus problemas, y ayúdales a verbalizar y reconocer sus emociones, para que pueda aprender a gestionarlas. ¡A por ello! Tus hijas, sobrinos, alumnas o nietos te necesitan. Recuerda:

“Los niños y niñas con mayor inteligencia emocional, son mucho más felices”.

www.sinhaberloplaneado.com

¡Comparte, síguenos en redes y dale a "me gusta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *