Tu primera sesión de autocoaching

lista

¡Buenos días!

Es lunes, buen momento para decidir tomar las riendas de tu vida y dar un giro a tu día a día. Quizá lleves tiempo intentando mejorar algún aspecto de tu vida, tu trabajo, tus relaciones, o quizá simplemente sientas que nada funciona, y necesites un cambio global. No importa. Lo realmente importante es que has decidio realizarte plenamente, y para ello necesitarás modificar determinadas cosas que te frenan cada día.

Empecemos por el principio: para poder avanzar necesitas soltar lastre. Comienza por eliminar todo aquello que soportas día a día, todas esas  molestias que toleras, pequeñas pero muy fastidiosas. Por ejemplo, tu mesa llena de papeles, una puerta que no cierra bien, un botón colgando en tu abrigo, el agujero en esos calcetines. Cualquier cosa que te moleste a diario, restándote energía y vitalidad.

Por tanto, manos a la obra, apunta todo aquello que te molesta por mínimo que te parezca. Cuando hice este ejercicio por primera vez, aparecieron muchas “tonterías” que me molestaban a diario, en las que no había reparado siquiera. Siempre pensaba “tengo que arreglarlo”, o “tengo que cambiarlo”, pero no lo hacía. No me daba cuenta de cuánto afectaba eso a mi humor.

Algunas de las cosas que te molestan son fácilmente solucionables, otras no están en tu mano. Imagina que una de esas cosas es la costumbre de tu jefe de gritarte cada miércoles después de su reunión, el aliento de tu compañero de trabajo, o lo lejos que vives de tu oficina. Son cosas que no puedes solucionar (al menos de momento), pero aún así apúntalas. Haz una lista lo más exhaustiva posible, sin dejarte nada por pensar que no es importante.

Puede ser interesante compartir esta experiencia con un amigo/a, para convertirlo en una sana “competición” en la que ambas/os intentáis tachar el mayor número de elementos de vuestra lista. Para ello, tómate un sábado o un domingo entero, y lánzate a solucionar aquellas cosas que pueden hacerse en menos de una hora. Ya verás, sin darte cuenta habrás podido solucionar gran parte de tu lista. No desesperes si avanzas despacio, es poco probable que puedas tachar todo lo que hayas escrito en un solo día. De hecho si lo haces, significa que no has sido lo suficientemente concreto en tu lista; vuelve a darte una vuelta por tu vida para detectar más cosas o situaciones que te molestan. Poco a poco y siempre que puedas, intenta tachar un elemento de tu lista, verás que sienta muy bien.

Normalmente, después de entre 1 y 3 meses, habrás terminado con tu lista y podrás pasar a la siguiente fase. Hablaremos de ello en unas semanas, pero ahora tienes trabajo… Busca libreta y bolígrafo, y ¡empieza a apuntar!

www.sinhaberloplaneado.com

¡Comparte, síguenos en redes y dale a "me gusta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *