Un cuento sobre la autoestima

principe

¡Buenos días!

Es lunes, así que toca enfrentarse a la semana con una gran sonrisa y con las pilas bien cargadas. Hoy os traigo un cuento infantil que habla de la autoestima, de lo importante que es el interior de las personas y no solo su exterior. De como tu “nombre” (el nombre que otros te otorgan) no es lo que eres. Solo tú decides quien eres.

También habla de las personas que nos rodean, y la importancia de mantener a nuestro lado aquellas que saben apreciar nuestro interior. Pero vamos al cuento, ¿no? Su autora se llama Eva María Rodríguez, y lo describe como un cuento de autoestima y superación.

—————————————-

Al príncipe Ludovico no le gustaba su nombre. Lo encontraba anticuado y señorial, y no le pegaba nada con su aspecto. Aunque Ludovico era todavía un niño, era un muchacho apuesto y atlético, y con mucho don de gentes. Era simpático, trabajador, perseverante clemente y además de un gran guerrero destinado a ser el mejor capitán que los ejércitos de su padre, el rey, habían tenido más.

Pero su nombre…. ¡qué poco le gustaba a Ludovico su nombre!

Por eso un día decidió que quería cambiarlo, y partió con su séquito a las Montañas Borrosas, el inhóspito lugar en el que vivían los Dadores de Nombres, unos duendes que tenían la misión de dar a cada bebé su nombre al nacer.

El camino hasta las Montañas Borrosas fue duro. Ludovico y su séquito tuvieron que luchar contra todo tipo de maleantes y bandidos, contra animales salvajes y contra seres mágicos. Pero también tuviero la suerte de conocer personas en su camino, como una hermosa joven que paseaba dirección a las Montañas.

– Buenos días -dijo la muchacha-. ¿Qué hacéis por estos parajes?
– Voy camino de las Montañas Borrosas para cambiar mi nombre -respondió-. ¿Quieres que sigamos juntos el camino?.

La muchacha aceptó encantada, aunque no le preguntó su nombre por miedo a parecer desagradable. Durante los días que duró el viaje, Ludovico y la joven charlaron como si se conocieran de toda la vida.

Cuando por fin llegaron a las Montañas Borrosas, Ludovico se presentó antes los Dadores de Nombres.

– Señores, vengo a cambiar mi nombre -dijo con voz firme el príncipe.
– ¿Cómo te llamas? -preguntaron los duendes.
– Ludovico -respondió el príncipe.
– ¿Ludovico? -preguntó la joven-. ¿De verdad te llamas Ludovico? ¡Qué nombre tan bonito!

En aquel instante al príncipe le pareció que su nombre, por primera vez, había sonado hermoso, en labios de aquella preciosa muchacha.
– ¿Por qué dices eso? -preguntó el príncipe, inseguro por primera vez en su vida.
– Ludovico significa guerrero famoso. Ese nombre lo han llevado grandes líderes en la historia -dijo ella.

Ludovico no supo qué decir. Así que la muchacha continuó hablando.

– Dicen que quien lleva ese nombre es una persona simpática, amable, segura de sí misma, culta y distinguida.
– Pero es un nombre feo -acertó a decir el príncipe.
– Es tu nombre, y es perfecto para ti. -dijo ella, un poco sonrojada-. ¿Qué sería de ti sin tu nombre? ¿Quién serías?

Ludovico entendió entonces que una persona es mucho más que su nombre, y si aquella muchacha había conseguido mirar más allá, todos los demás podrían.

– Vaya, parece que hecho el viaje en balde… -dijo el príncipe.

Los duendes decidieron intervenir:
– Tu largo viaje te ha servido para descubrir que te otorgamos un gran nombre.

Ludovico, la joven muchacha y todo el séquito que les acompañaba regresaron a casa.

– Por cierto, ¿cómo te llamas? -preguntó el príncipe a la joven.
– Ludovica -dijo ella.

Si todavía le quedaba al príncipe alguna duda sobre si su nombre era bonito o no, se esfumó en ese instante.
– Ludovica -repitió, embobado.

—————————————————–

¿Os ha gustado el cuento? ¿Os ha hecho reflexionar? Todos tenemos partes en nuestro interior que nos gustaría cambiar, pero la pregunta correcta es: ¿Quieres cambiarla por ti mismo, o por lo que piensan los demás? El cambio siempre es positivo si decides afrontarlo para mejorar y avanzar, pero no debes hacerlo porque lo que creas que los demás hablan o piensan de ti.

www.sinhaberloplaneado.com

¡Comparte, síguenos en redes y dale a "me gusta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *